Logo

Programa de intervención con personas extranjeras

Los internos extranjeros tienen los mismos derechos que los nacionales, salvo las limitaciones que establezca la ley. Por lo que cuentan con las mismas oportunidades al acceso laboral, programas educativos y tratamiento penitenciario.

??? Cuerpo[1]/Imagen[1]/Pie ???

Ante el rápido aumento de la población de internos extranjeros en nuestras prisiones, se ha hecho necesario desarrollar un modelo de intervención específica para facilitar su integración en el medio penitenciario y finalmente en la sociedad. Todo ello en consonancia con el deber de la Administración Penitenciaria de no diferenciar por razón de raza, nacionalidad o creencias en el desarrollo de la actividad que tiene encomendada.

Estos programas se llevan a cabo actualmente en varios establecimientos penitenciarios.

Principios del programa

El Programa Marco de Intervención con Internos Extranjeros recoge las distintas recomendaciones del Consejo de Europa en esta materia. Pretende servir como enfoque integral de intervención con este colectivo a través de los siguientes principios orientadores:

  • Reducir el aislamiento

    Disminuir el aislamento de internos extranjeros por el desconocimiento de la cultura, el idioma, etc. El centro penitenciario trata de facilitarle la comunicación con personas de su misma nacionalidad, lengua o religión, y el acceso a publicaciones en su idioma, a veces, con la ayuda de los servicios consulares y de organizaciones privadas apropiadas. Se fomenta también su participación en actividades dentro del centro con otros internos con fines de rehabilitación social.

  • Superar los obstáculos lingüísticos

    Con la enseñanza del español se consigue además, un desarrollo personal y su integración en una sociedad democrática. Esto facilita también que haya una convivencia ordenada en prisión.

  • Una educación integral

    Muchos extranjeros en prisión presentan carencias en su formación escolar y profesional, y en habilidades cognitivas esenciales para su adaptación social. Esas carencias no tienen por qué ser la causa de la delincuencia, pero sí son los valores, pensamientos actitudes y habilidades sociales los que juegan un papel esencial en su conducta. Por ello, es clave su participación en las actividades educativas y también talleres productivos.

  • Información jurídica y valores democráticos

    Al ingresar en prisión se informa al interno o interna extranjera sobre su condena, recursos, derechos y deberes que tienen, así como las normas y actividades del centro penitenciario en un idioma que entiendan. Tienen derecho, además, a establecer contacto con las autoridades consulares de su país. También existe la posibilidad de que los penados cumplan la libertad condicional en su país de residencia (art 197.1)

  • Actividades interculturales abiertas

    Con la finalidad de poder respetar la diversidad cultural, religiones, y diferentes normas y costumbres se llevan a cabo dinámicas de grupo de 10 a 15 internos de diferentes nacionalidades, de los que el 30% son españoles.

    Conferencias, mesas redondas, cine forum, teatro, música y otras expresiones culturales servirán de apoyo también para dar a conocer las peculiaridades de otras nacionalidades. El objetivo de estas actividades es el desarrollo de valores como la tolerancia, el respeto y la valoración y defensa de los derechos y libertades de todos los individuos. No se pretende imponer unos valores en detrimento de otros, sino de desarrollar valores universales.

    En muchos casos, las personas extranjeras que cumplen condena carecen de una red social adecuada para poder disfrutar de permisos ordinarios, o bien su salida no ofrece a la institución suficientes garantías de reingreso, por lo que una alternativa es la realización de salidas programadas.

Organización del programa

Este programa de intervención se implanta en una doble dirección, teniendo en cuenta factores empíricos y criterios normativos:

  • Programas Generales cuyo objetivo es que los internos extranjeros, que conozcan nuestro idioma, participen de los programas educativos que se desarrollan en el centro en el que se encuentran. En todos los centros penitenciarios existe una oferta formativa y educativa.

  • Programas Específicos para aquellos internos que no conozcan el idioma y a través de su enseñanza conseguir, con actividades propias para ello, un desarrollo personal y una integración en una sociedad democrática facilitando, así mismo, la convivencia ordenada en prisión.

La metodología es flexible y participativa.

Áreas de intervención

1. Intervención educativa

Tiene un objetivo puramente formativo. Se pretende que todos los internos que desconozcan el idioma español, tengan la posibilidad de superar esta carencia.

2. Intervención multicultural

Tiene un doble objetivo.

  • Por un lado se justifica la necesidad de conocer la cultura española y adaptarse a ella, evitando asimismo conflictos con otras etnias, culturas, religiones o nacionalidades.

  • Por otra parte pretende contrarrestar las influencias nocivas de grupos extremistas y radicales.

La intervención dentro de esta área se desarrolla a tres niveles:

  • Información jurídica y valores democráticos.

    Derechos humanos, valores constitucionales y derechos de los extranjeros en España.

  • Grupos de intervención cultural.

    Mediante dinámicas de grupo dirigidas por un Educador se debaten aspectos como los roles de los hombres y mujeres, la religión, la educación, las relaciones familiares o las dificultades de integración encontradas al llegar a España.

    Se formarán grupos de 10 a 15 internos de diferentes nacionalidades, de los que el 30% serán españoles. Se reunirán a lo largo de diez sesiones y con una frecuencia quincenal.

  • Actividades interculturales abiertas.

    A través de conferencias, mesas redondas, cine forum, teatro, música y otras expresiones culturales se darán a conocer las peculiaridades de otras nacionalidades.

3. Educación en valores y habilidades cognitivas

Este tercer nivel de la intervención exige garantizar un nivel mínimo de comprensión del idioma y del entendimiento de la realidad de un contexto multicultural. Aspectos que se han desarrollado en los programas previos.

El objetivo básico es el desarrollo de valores como la tolerancia, el respeto y la valoración y defensa de los derechos y libertades de todos los individuos. No se pretende imponer unos valores en detrimento de otros, sino de desarrollar valores universales.

Equipo técnico

La implantación de este programa de intervención con extranjeros se ha ido implantando progresivamente en los centros penitenciarios, después de que los equipos técnicos multidisciplinares han recibido la formación en este programa.

Cada centro ha llevado a cabo el diseño de la aplicación y evaluación del mismo, ajustándose a los parámetros del programa marco.

Los equipos técnicos multidisciplinares están integrados por psicólogos, juristas, pedagogos, sociólogos, educadores, maestros, trabajadores sociales y funcionarios de vigilancia.

© Copyright 2015 - Ministerio del Interior - Secretaría General de Instituciones Penitenciarias
Aviso legal